jueves, 19 de marzo de 2009

Nit de fallas y de cerrar puertas...

Anoche tocaba visitar las fallas, beber más aún, ofrenda y fijate...Incluso ví el momento final de la ofrenda.

El castillo fue una pasada aunque nos despistamos y no lo pudimos ver en primera línea. El año pasado pensaba que era el que más gente hubo en fallas pero creo que me equivoqué anoche parecíamos una marabunta, moviéndonos de un lado a otro pegaditos sin apenas caminar sólo a empujones.

El momento de la ofrenda en el que se canta el himno de Valencia fue sublime, la banda es buenísima y el himno es que me pone los pelos de punta.

La Virgen ya está vestida, aunque este año no es el manto que más me ha gustado como siempre es bellísimo.

Hoy me he levantado resacosa cojo unas alas y unas nubes para dejar todo atrás, cerrando puertas y ventanas...

Estoy volviendo a ser yo, retomando mi vida y disfrutando de esta nueva etapa. Es curioso que siempre he sido sedentaria, no me han gustado los cambios pero la vida me ha hecho apreciarlos y que cada día en mi vida sea una aventura, empezando por mi trabajo, no hay día igual en mi vida. La monotononía nunca se ha instalado en ella y ahora con todos estos movimientos menos. Espero venir renovada y finiquitando totalmente todo mi saldo para centrarme en mi trabajo, un tanto olvidado estas semanas. Y para volver a disfrutar de todas las pequeñas cosas de esta vida que la hacen grande.

Estos días espero hacer mucha bici, senderismo, montar a caballo: es un lujo montar a caballo por la orilla del mar. Y sobre todo espero disfrutar mucho de la compañía. En unas horas me marcho y lo que más pereza me da es hacer la maleta tengo que ser escueta en lo que porte porque ahora no marcho en mi coche...

Hice fotos e incluso vídeo con mi nueva cámara, pero es que no sé que pasa que no logro cargarlo. A ver si con más tiempo pudiera. Ahora ya a prepararme que si no, no llegaré.
Dejo aquí el escrito de Paulo Coelho "Cerrar Puertas"que anoche me mostraste, me encantó!
"CERRANDO PUERTAS Paulo Coelho
Hay que saber cuándo una etapa llega a su fin. Cuando insistimos en alargarla más de lo necesario, perdemos la alegría y el sentido de las otras etapas que tenemos que vivir.
Poner fin a un ciclo, cerrar puertas, concluir capítulos... no importa el nombre que le demos, lo importante es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya terminaron. ¿Me han despedido del trabajo? ¿Ha terminado una relación? ¿Me he ido de casa de mis padres? ¿Me he ido a vivir a otro país? Esa amistad que tanto tiempo cultivé, ¿ha desaparecido sin más? Puedes pasar mucho tiempo preguntándote por qué ha sucedido algo así. Puedes decirte a ti mismo que no darás un paso más hasta entender por qué motivo esas cosas que eran tan importantes en tu vida se convirtieron de repente en polvo. Pero una actitud así supondrá un desgaste inmenso para todos: tu país, tu cónyuge, tus amigos, tus hijos, tu hermano; todos ellos estarán cerrando ciclos, pasando página, mirando hacia delante, y todos sufrirán al verte paralizado.
RECUERDOS. Nadie puede estar al mismo tiempo en el presente y en el pasado, ni siquiera al intentar entender lo sucedido. El pasado no volverá: no podemos ser eternamente niños, adolescentes tardíos, hijos con sentimientos de culpa o de rencor hacia sus padres, amantes que reviven día y noche su relación con una persona que se fue para no volver. No podemos ser empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Todo pasa, y lo mejor que podemos hacer es no volver a ello.
Por eso es tan importante (¡por muy doloroso que sea!) destruir recuerdos, cambiar de casa, donar cosas a los orfanatos, vender o dar nuestros libros. Todo en este mundo visible es una manifestación del mundo invisible, de lo que sucede en nuestro corazón. Deshacerse de ciertos recuerdos significa también dejar libre un espacio para que otras cosas ocupen su lugar.
Dejar para siempre. Soltar. Desprenderse. Nadie en esta vida juega con cartas marcadas. Por ello, unas veces ganamos y otras, perdemos. No esperes que te devuelvan lo que has dado, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor.
Deja de encender tu televisión emocional y ver siempre el mismo programa, en el que se muestra cómo has sufrido con determinada pérdida: eso no hace sino envenenarte. Nada hay más peligroso que las rupturas amorosas que no aceptamos, las promesas de empleo que no tienen fecha de inicio, las decisiones siempre pospuestas en espera del "momento ideal". La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando puertas abiertas "por si acaso", nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones?, ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.
Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.
DEJARLO IR. Antes de comenzar un nuevo capítulo hay que terminar el anterior: repítete a ti mismo que lo pasado no volverá jamás. Recuerda que hubo una época en que podías vivir sin aquello, sin aquella persona, que no hay nada insustituible, que un hábito no es una necesidad. Puede parecer obvio, puede que sea difícil, pero es muy importante. Cerrar ciclos. No por orgullo, ni por incapacidad, ni por soberbia, sino porque, sencillamente, aquello ya no encaja en tu vida. Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo. Deja de ser quien eras, y transfórmate en el que eres...Esa es la vida..."

4 comentarios:

  1. M´agrada veure´t així. Però a vore si d´una vegada pots cantar l´himne en condicions!. Espere vore´t a la teua tornada. B7

    ResponderEliminar
  2. Ays, que bien te lo etas pasando...Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Por fin te he localizado.... Me alegra retomarte de nuevo.. Mil besos, te seguiré leyendo.

    Ra

    ResponderEliminar
  4. hola no se quien eres pero la verdad es que tu palbras me han llenado de una paz y nostalgia increibles sabes disculpa que te cuente esto pero la verdad es que mi novia de acaba de terminar y yo pedia a gritos que esto sucediera pues la verdad que me trataba muy mal y ella en un inpace de esos acepto que era muy mala onda y asi decidio mejor terminarme antes que seguir lastimandome, pero bien eso me destrozo no tengo amigos y no encuentro una forma de salir de esto pues entiendo que hay que cerrar puertas pero me es dificil me ayudaria mucho si me puedes decir como hacerlo cuales son las etapas pues la verdad que si estoy muy mal gracias, de antemano y si puedes escribirme te dejo mi correo f8ao@hotmail.com
    gracias por tus lineas.

    ResponderEliminar

Sugiere