martes, 28 de abril de 2009

Lápiz y tinta

Lo mejor de esta vida? qué puede ser?. Tengo una amiga que dice que el infierno no existe, que ya sufrimos bastante en esta vida como para que exista el infierno. No sé, no me lo he planteado. Lo que sí sé es que por suerte, el ser húmano hemos podido crear el lápiz y la tinta para volver a construirnos, y que cada dibujo nuevo, sin duda es mejor.
Hoy, después de más de 15 años, la he vuelto a ver y hasta con sus canas estaba preciosa. Estaba divorciándose, por fín, se ha dado una oportunidad para ser féliz. La conocí en el instituto, era mi profesora de Griego, hizo que la cultura Griega me apasionara, que leyera memorias de Adriano, que en literatura despuntara. Mientras tod@s suspendían a mí se me daba genial, sería por todo lo que sentía por ella...Cuando tuvimos que decirnos adiós durante años lo pasé fatal. Creo que fué alguien determinante en mi vida, me hizo querer ser alguien en la vida, que no algo.
Hemos quedado este viernes para un café, tengo ganas de hablar con ella, que me vuelva a explicar la hermosa historia de las Caríatides y compartir con ella unas sonrisas. Hoy estaba féliz por mí, me recordaba que ya entonces quería trabajar de lo que trabajo, que lo había conseguido. La he visto tan hermosa...
Y reencontrándome con ella, me he acordado del Último de la Fila, uno de mis grupos favoritos, y su CD Astronomía razonable. Creo que en aquellos tiempos lo rayé de tanto escucharlo. Y ahora que escucho la canción de lápiz y tinta estoy bien, féliz, porque todos tenemos en nuestras manos lápiz y tinta para poder dibujar nuestro camino, sólo hace falta querer dibujarlo y si se tuerce y no sale el dibujo deseado, siempre se puede volver a dibujar...


Tela, cinta, otra vez a empezar.
Lápiz, tinta, y al paisaje a robar.
Y al placer de reencontrar
el limbo de un tiempo que se nos va.
Libro, nube, ese es mi descanso.
Árbol, fuente, cada vez que despierto.
Ser durmiente.
En la espuma de un antojo camuflarse.
Para completa inocencia, en las calderas del sueño divagar.
Que los días se van, río son.
Ahora quiero sentir, caminar.
Ahora quiero pintar,
percibir el color de esa flor que se marchitará.
Pinto, verdes parajes de belleza desolada,
vivo lo efímero y su valor.
Bebo, apuro desperdicios de mi vida
,
me recojo en la templanza de la tregua
que me da la anestesia del recuerdo.
Que los días se van, río son,
ahora quiero sentir, caminar,
ahora quiero pintar,
percibir el verano fugaz que ya se nos va.
Lápiz, tinta, y al placer de reencontrar.

10 comentarios:

  1. Parece el comienzo de una historia interesante.. tú .. la profesora.. y a ver qué pasa¿lo contarás? comparto tus gustos musicales...

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja! Ico, no es mi intención que ocurra nada más. Creo que el pasado siempre vuelve pero una nunca ya no es como era, con cada segundo incluso cambiamos. Eso sí, cerrar puertas ni para prohibir la corriente! Pero como decía el Conde Lucanor: "segundas partes nunca fueron buenas"
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Joder q post tan bonito, a mi me pasó igual con la profe de literatura solo q de eso m he dado cuenta dsp, ella me adoraba (como alumna) y yo a ella (xo no como profe...) ahora la cuando la veo me río, fue uno de mis amores platónicos sin saberlo. Lo mejor de dibujar tu camino es q si como dices te desvías siempre puedes retomarlo + adelante, un bsazo. te sigo

    ResponderEliminar
  4. Jo, yo estoy con Ico, espero que relates como fue la cosa...

    ResponderEliminar
  5. Aquí al habla, la Elly, hada de pacotilla y C.O.U. en letras puras con sobresaliente de media, en Griego y Latín jajajajajaja

    No sé porqué, pero los profesores de lenguas muertas (que vaya paradoja! están más vivas de lo que nos pensamos), son de lo más especiales.

    Siempre recordaré a Lucía, mi profesora de latín. Pero sobre todo siempre recordaré a Julio, mi profesor de Griego, animándome a estudiar porque veía en mí gran potencial.

    Me daba pena tener tan pocas horas lectivas de esta asignatura (me llamaban loca) pues leer a los clásicos y sobre todo, traducirlos al castellano, era mi pasión. Y según Julio, yo debía tener una de las mayores sensibilidades para ello.

    Julio nos dejó. Hace muchos años. Ya era una persona mayor cuando me daba clase.
    Y yo no seguí su consejo. A veces me pregunto qué hubiera sido de mí si lo hubiera seguido... Pero es que no le veía futuro... y a las pruebas me remito...

    Un abrazo y un besico, Nefer!
    Elly

    ResponderEliminar
  6. Elly, nunca es tarde si la dicha es buena...Y sí, tienes razón, era fascinante hacer las traducciones y encontrar en cada palabra "rara" algo a lo que tú le podías dar significado.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ains, mi niña... tengo tantas cosas anotadas en la lista de "cosas que me gustaría hacer"....

    Un día me retiraré a algún lugar bucólico (a media hora de la civilización y las tiendas de ropa, claro está jajajajaajajaja) para dedicar mucho tiempo a realizar todas las cosas de esa lista!

    Un besazo guapa!
    Elly

    ResponderEliminar
  8. Mujer, lo siento...
    Me hacía ilu la sorpresa.....

    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  9. hoy has quedado con ella mmmmm espero que todo salga bien!! ya se que no buscas más que el reencuentro en si mismo y espero que no te decepcione. yo tuve una profa de esas contagiosas; no me enamoré de ella, solo que contagiaba pasión por la historia, por el arte... hace un par de años me tome un café cn ella y me llevé un enorme chasco!!

    ResponderEliminar
  10. mmm suena fenomenal jejeje... pasalo bien con ella. un beso!

    ResponderEliminar

Sugiere