martes, 26 de mayo de 2009

Die Zauberflöte, o sea sé, La flauta mágica

De qué va la flauta mágica?: El príncipe Tamino es perseguido por una serpiente gigante, se adentra en el bosque tratando de huir, pero ha entrado en el reino de la reina de la Noche sin saberlo. Allí llegará a un acuerdo con la reina tendente a conseguir la mano de su hija a cambio de que la libere del secuestro en la que la tiene sometida Sarastro. Tamino, acompañado del pajarero se dispondrá a salvar a su amada, sin embargo una vez llegado al reino de Sarastro, se da cuenta que la realidad es otra y decide quedarse allí al lado de su amada y lejos de la reina. Para quedarse y pertenecer al templo de los sabios, habrá de pasar una serie de pruebas que logrará superar. Finalmente los dos amantes se unirán para siempre mientras que su malvada madre será derrotada definitivamente.
Pero más allá de su argumento, es algo que se ha de interpretar, de hecho te hace pensar, La flauta mágica, fue la última ópera de Mozart. Encargada por su amigo Emanuel Schikaneder, un masón como lo fue el compositor.
Tal vez por ello es por lo que se pueden observar ciertos guiños a la masonería en la obra, es ver un poco más allá, claro. Algunos críticos o musicólogos han tratado ir más allá y encontrar significados ocultos dentro de la obra. Lo cierto es que en la obra se pueden encontrar elementos como la “búsqueda” del conocimiento, conocimiento que se encuentra oculto y al que ha de accederse por medio de una serie de pruebas que han de pasarse parece asimilarse a los ritos de iniciación masónicos que prueban al candidato y que le hacen merecedor de lo que se ha propuesto alcanzar. La alusión al silencio impuesto en la prueba nos indica el secretismo de todos estos rituales o la alusión al cambio de roles entre “buenos y malos”. Si en un principio se podía intuir la existencia de un malvado personaje que había raptado a una princesa (tema manido en las óperas barrocas), en el trascurso de la acción nos percatamos de que Sarastro (sobre el que pesan una serie de rumores) es el “bueno” mientras que la reina es la malvada. Otros elementos como la cita egipcia, el desarrollo del número tres tanto en la acción como en los compases, o las diversas relaciones entre los personajes, nos vuelven a recordar sus múltiples significados esotéricos. Pero realmente, lo bonito de esta ópera es leerse su libreto, escuchar la música incansablemente y apreciar las Arias que posee, desde el más virtualismo y estricto ejercicio vocal hasta la sonrisa más bonita de un canto de enamorados...Y es que al final, es una historia de amor, contada por un gran artista... Y aquí os dejo algunas de sus joyas:




Resulta cruel y malvada, fijaros en la escena, las caras...la interpretación. Inconmesurable!

Y este dueto? simpático y al mismo tiempo tierno...No puedo evitar sonreir al verlo.
En fín una ópera para verla, pero tranquilamente, claro.

8 comentarios:

  1. VAya tela el primer video... me he quedao atontá. Vaya voz, vaya interpretación...

    Un día de estos tengo que ir a la ópera, fijo que me gusta.

    ResponderEliminar
  2. eres una maestra explicando todo esto... cualquiera que no entienda, con solo leerte será capaz de captar lo que dices..... tan genial como siempre..
    un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Como en la mayoria de las óperas ,acaba triunfando el amor...la interpretación de Diana Damrau,magistral,como lo es tu explicacio´n,querida,acabaremos entendiendo algo de ópera...gracias guapisima por acercarnos al mundo de la ópera de una forma tan amena.Un besazo. Mapiza

    ResponderEliminar
  4. Como en la mayoria de las óperas acaba triunfando el amor..la interpretción de Diana Damrau,magistral ,me ha dejado noqueada igual que tu explicación de la obra .Gracias guapisima,acabaras por conseguir que entendamos un poquito de ópera.Besazo

    ResponderEliminar
  5. jajjaaa, lo he intentado varias veces, lo de la ópera... la super-ex quería que "nos" gustara y siempre me resultó tan árida
    ahora así, en pequeños sorbitos y con tus introducciones, me está gustando más de lo que me ha gustado nunca

    ResponderEliminar
  6. yo sólo he estado una vez en la opera, me gustó! a ver cuando repito, bs

    ResponderEliminar
  7. Cris: claro que te gustaría, segurísimo.
    Copo: maestra? más bien aprendiz.
    Mapiza: Tú como siempre tan objetiva, hasta me lo has puesto dos veces, jaja!. besos
    Farala: Sabes? se me ha henchido el corazón al leerte...De verdad, que te vaya gustando un poquito por "mí" es todo un orgullo.
    Almago: Qué obra viste? es una maravilla, yo creo que a todo el mundo le gustaría. Pero como toda música tiene su momento. Besos, ojitos de cocacola

    ResponderEliminar
  8. me encanta! solo he estado en la ópera en la calle, interpretaron la faluta mágica y fue... mágico! lo explicas estupendamente!

    ResponderEliminar

Sugiere