miércoles, 5 de agosto de 2009

De colchones

Ayer me cambié el colchón, ya tocaba, me dió un poco de lástima decirle adiós. Pero es increíble el daño que puede hacer algo que se quiere y no te corresponde...No ya por su culpa, la edad le obligó a sacar sus achaques y el peso de mis noches lo forzó a decir basta, me suplicó que lo abandonará noche tras noche porque ya no era capaz de poder sostenerme. Ayer lo acompañé hasta su final y lo dejé, como el quería solitario, a su suerte. Melancolica como soy, retorné para volverlo a ver, y ví que ya no estaba, tanta preocupación por él y nunca pensé que facilmente me remplazaría por otro cuerpo al que darle calor. Y es que simplemente se había cansado de mí, con lo fácil y rápido que hubiera sido el habermelo dicho desde el principio...Lo hubiera cambiado rápidamente!. Qué absurdas son a veces las mentiras!
Esta mañana no obstante, me sentía bien, nueva, y mi cuerpo estaba agradecido del soporte del nuevo colchón. Sí, sin duda en la vida hay cambios que son obligados hacer!.

12 comentarios:

  1. jajajaaaaaaaa, estoy partida de risa por el doble juego que te traes con colchón/pareja... ojalá fuera tan facil como cuentas, pero hasta para con un colchón, ya ves, tenemos sentimientos (melancolía ¿celos? dejadez, inercia...) besos

    ResponderEliminar
  2. Farala: Voy a dejar de ir a la psicoterapeuta, porque tú me entiendes mejor que ella!
    Besos y a seguir disfrutando

    ResponderEliminar
  3. Los cambios en la vida son obligatorios, ya sean de colchon o de lo que sea.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Mi colchón todavía me quiere, así que ni se te ocurra ¬¬ ajajajajajaaj, AYYYY con lo que yo le quiero. No me lo llevo a todos lados porque no me cabe en el Ferrari, que sino...

    ResponderEliminar
  5. jajajajajaja. Nena es que Farala es mucha Farala (lo llevo diciendo hace tiempo).
    Al lio. Hay cambios que son inevitables por necesidad y salud.
    Y ahora...estupendamente.

    ResponderEliminar
  6. Mi colchón es el mejor del mundo... el más cómodo y quien no se lo crea que venga y que pruebe titiriiiiiii...

    bsos loca.. yo sigo en la hamaca ya sabes jeje.

    ResponderEliminar
  7. Saltim: Claro que sí.
    Cris: Joer, metelo aunque sea apretaito,no?
    Alson: Tu lo has dicho, y ahora: estupendamente!
    Bruji: Cuándo voy a probarlo?. Ays, tu hamaquita...Besazos, guapa.

    ResponderEliminar
  8. jajajaja, muy buena la analogía, mi colchón volvió conmigo, me echaba mucho de menos y se dió cuenta andando el tiempo que ninguna espalda se había adueñado de ella como la mia
    besos

    ResponderEliminar
  9. pues con lo que me costó el mio, no es para cambiarlo de continuo, eso si, es muy grande, comodo, solitario pero me revuelco en el como nadie!!!...

    Besicosmanchegos!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Si meto el colchón voy con la cara apretá contra la luna ajajajajajajaj, aisss que agobio, deja deja...

    ResponderEliminar
  11. No hay nada como un colchón nuevo ... buena comparación....

    ResponderEliminar

Sugiere