martes, 16 de febrero de 2010

No smoking



Hoy me he comprado este cuadro para mi despacho. Eso sí, tendrá que venir un hombre para ponerlo, y es que lo de taladrar no es lo mío. Creo que es porque nunca me he puesto, me resulta más cómodo llamar a un amigo y luego tomarme unas cervezas con él, hacerlo sentirse importante y dirigir la operación.

A mí no me gusta fumar, y tampoco el olor del tabaco ni su sabor. Sólo me permito en contadas ocasiones y cuando la ocasión lo requiere un montecristo número 5, los mejores sin duda para disfrutar de esos pequeños-grandes momentos. Eso con buena compañía y un gintonic es casi un extásis terrenal.

5 comentarios:

  1. Osea, habrá que buscar marisquerías donde se pueda fumar....
    Un beso.
    K.

    ResponderEliminar
  2. qué raro, qeu no te guste fumar, el tabaco ni su olor y te gusten los puros... el otro día en un concierto había dos fumando puros !! y me tuve que cambiar porque me amargaban la existencia...

    ResponderEliminar
  3. Soy fumadora pasiva... (pero sólo soy pasiva en eso ehhh). De joven, fumaba en pipa jajaja y me encantaba (que idiotez)

    ResponderEliminar
  4. ya estas otra vez con los puros?.. aisss...

    oye cuando kieras te pongo el cartelito que yo si se jejeje..

    boss.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco soy fumadora... pero d puros menos!! no puedo con el humo... bastante tenemos con los coches!!

    ResponderEliminar

Sugiere