domingo, 28 de marzo de 2010

Cambio de hora.

Lo del cambio de hora hace que mi cuerpo lo sufra, la verdad. Anoche decidí pasar ese cambio de hora con alguien con quien últimamente hablo mucho, existe un hilo invisible que me hace pensar que me puede proporcionar placer aunque no sean del tipo que tod@s conocemos, para desgracia de ambas, claro. Y bueno, por ahora, no me está decepcionando. Que me harvesteen (como las adictas a la granja decís) de vez en cuando me resulta últimamente muy excitante. Y es que la vida nunca sabe por donde te puede llevar.
Este fin de semana he estado descansando y vagueando, me han llamado para proponerme un par de cosas en Semana Santa pero creo que al final optaré por la opción B. Me iré a un lugar de la mancha, o sea sé, al pueblo. Sólo me falta saber si va a alguno de mis hermanos, si va alguien más no iré. Me apetece irme sola con mi perro, bueno si se apunta alguna amiga tampoco diré que no, pero alguien con quien pueda ir a mi rollo y no requiera "cuidado especiales". Necesito estar a mi aire y que el aire renueve todos mis conductos...

4 comentarios:

  1. uy, ten cuidado que del harvesteo a la fertilización y el tocamiento de huevos hay un paso

    ResponderEliminar
  2. Nada, tú a lo tuyo: a seguir cultivándote. Siempre se recoge y no creo que tú recojas tempestades.
    Oye, qué ya he escrito. Sólo un poema.

    ResponderEliminar
  3. ¿Los conductos dices?... jajajajaja
    ?Cuidados especiales?... jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Pues aprovecha el pueblo, su gente y si nooo!!!.. pues contacta con la gente de pueblos cercanosss..

    pasalo genial y un besooo, (peroo para Turi)

    ResponderEliminar

Sugiere