lunes, 8 de marzo de 2010

Domingo por la noche y Lunes.

Me acuesto con las palabras en la boca, con un saborcillo de qué estoy haciendo, soy un peón convencido de mi muerte pero sigo la partida, me resulta muy atrayante...No sé si en el fondo soy una suicida romántica o una víctima del romanticismo y la ñoñería de Corin Tellado unido a la sagacidad y las ganas de averiguar el asesino de Agatha Christie. Pero he de confesarlo: me gusta.
Por la mañana todo iba a ser tranquilo, hasta que recibo un fax y todo el día de peregrinación: asunto solucionado.
Por otro lado la vieja que hacía que su perro se mease en la puerta del despacho ahora me adora y hoy me ha traído un café con leche con unas pastas, bueno creo que también lo ha hecho porque tenía curiosidad por ver como era el despacho. Es la "periódico" del barrio y no me interesa estar a malas con ella además dice que ayer unos niños iban a poner unos petardos en mi puerta y ella les riñó (nota mental hacerle un regalillo, algo para su perro: así habrá buen rollo y me vigilará el rebaño). Tengo que cuidar la publicidad.

2 comentarios:

Sugiere