viernes, 19 de marzo de 2010

Sofá

Ays, me encanta mi sofá, de hecho ya tiene mi forma, como el de Homer.
Esta semana ha sido buena, sí, buena: he aclarado algunos conceptos y zanjados otros tantos. Parece ser que las noches valencianas, gracias al frío que está haciendo son ideales para ello.
Pero con lo que me voy a quedar por ahora es con la forma del asfalto y las calles del centro de Valencia, casi lo mejor que tienen las fallas es que gracias a ellas se puede pasear por ellas como si no fueran coto privado y con una granada en la boca. El olor de las calles, bueno de algunas..., la sensación de ir perdida sin perderse y estar encantada por ello. El descubrimiento de nuevas figuras, lugares ocultos por las sombras nocturnas...Me quedo con esa sensación. Además de ello, si vas bien acompañada pues lo bueno sabe mejor: dos mujeres encantadoras y sonrientes que hacen que las fallas aún tengan mucho más color. Un gran placer su compañía por esos caminos angostos, la verdad.
Y mañana, a pesar de los retractores, toros: conseguidas las entradas pero bueno, eso tal vez sea mejor para otro post. Me duelen hasta los dedos de tanta falla, y mi sofá me abraza...

5 comentarios:

  1. De las Fallas solo conozco el arroz...(la Fallera)
    Del sofá hasta las costuras.

    ResponderEliminar
  2. bueno hoy habrás podido tumbarte agusto en es sofá
    Oye esto de no oir ningún petardo ...se me hace hasta raro
    un placer

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las fallas, cuando vuelva a ir te aviso para que me prestes tu sofa.
    :)

    ResponderEliminar
  4. sofa... que palabra tan bonita jajajaja


    bsos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué no piensas actualizar...?????

    ResponderEliminar

Sugiere