domingo, 25 de abril de 2010

Reflexiones

Estoy cansada de tanto humo, me agota averiguar hacia donde se mueve, además cuando se va tan sólo deja mal olor...Prefiero el fuego que al menos siempre sabes que te vas a quemar, aunque claro cuando se va ya sólo queda ceniza,no?
Ayer terminé el día sentada con una amiga, me estaba contando sus cosas, y yo con las mías andaba algo agobiada le pedí que estuvieramos un rato en silencio y fue muy reconfortante...A veces un silencio, un momento de soledad compartida es un mundo!

4 comentarios:

  1. Sigo pensando que tanto lo visible como lo invisible, al final de cuentas no dejan de ser lo que son... por mucho que quieras maquillarlo.

    Que pase usted un buen dia!

    ResponderEliminar
  2. se me haría raro pedirle a una amiga que se callara. no dig que a veces no se haya impuesto el silencio, pero así como proponerselo... no se....

    ResponderEliminar
  3. Sí,es reconfortante poder compartir silencios. Y no me parece estraño sugerirlo. ¿Todo bien?...

    ResponderEliminar

Sugiere