martes, 11 de mayo de 2010

Teorías

A veces me descubro elucubrando teorías. Cuando me dicen que soy fácil o complicada pienso en mis relaciones con las personas como cuando se les invita a casa: Me gustan las casas con recibidor porque normalmente dejo que entre al recibidor "to quisqui". A excepción de personas determinadas que no me sugieren nada positivo...
Para entrar en mi salón ya voy siendo más selectiva pero aún así puede entrar más gente, la cocina implica que soy más selectiva...Mientras que el dormitorio de mi casa es casi inaccesible ahí son personas contadas las que entran.
Y bueno, puede parecer que al dejar entrar en la habitación a pocas personas las relaciones "instintivas" son menos númerosas cosa contradictoria porque como no implica el tener que dejar dormir, en ocasiones son más divertidas porque incluso en un recibidor puede una relacionarse o no relacionarse... Las formas y los movimientos los elige cada uno pero claro, al final, todos hemos sufrido y quien más y quien menos pone sus barreras. Muchas noches me despierto dolorida pensando cuanta inocencia me robaron alguno de mis amores pasados...Pero siempre y pensando en positivo espero que la última persona (que al final será la definitiva) que entre en mi dormitorio se quede para explicarme que la inocencia da paso a la entrega consciente y sin engaños...Supliendo esa inocencia con amor sin límites.

3 comentarios:

  1. La inocencia se va perdiendo a la par que se soplan velas, pero puede que nunca se apage del todo.
    Al contrario, el amor consciente crece a medida que se van encendiendo más...(o debería)

    ResponderEliminar
  2. Mi habitación la ven muy pocas personas, y eso que mi madre se empeña en que la tenga impecable para poder enseñársela a sus amistades...

    ResponderEliminar
  3. bueno siempre nos quedará el recibidor

    ResponderEliminar

Sugiere