viernes, 6 de agosto de 2010

Quien me ha visto y quién me ve

Anoche, hasta las tres de la mañana con buenísima compañía: vino una amiga de Pamplona, a la que quiero muchísimo, compañera de juegos desde bebés, y la amistad aún perdura. A pesar de la distancia y de los años. Juntas de nuevo: "las panteras doradas", ya no hay príncipes azules en nuestras vidas, ellos han dado paso a los besos de mujer...
Anoche disfruté, las tres tan distintas, tan diferentes pero la risa y las anécdotas de juventud siempre ahí. Hablaban de mi cambio: yo siempre tan recatada, tan recta, tan moral, tan "no rollos". Y mi respuesta fué: es que la vida te cambia, me tenía que adaptar o perecer. Y es cierto, las expectativas a ciertas edades no son buenas consejeras... Por eso, el poema que hoy le he remitido a Alson, con mi secreto más inconfesable, el que oculto a cal y canto bajo esta capa frívola e imperecedera...Quién me ha visto y quién me ve...

9 comentarios:

  1. pero la esencia permanece, no?

    un beso, binomio!

    ResponderEliminar
  2. ña ña ña.... un palo en el culo te voy a dar


    besos!!!

    ResponderEliminar
  3. La vida son etapas en las que nos va apeticiendo cosas que antes no...La vida es un contínuo cambio en muchos aspectos de nuestra vida diaria (afrontamos nuevos retos, nuevas formas de sentir, puntos de vista distintos,...)Probablemente eso sea madurar...todas antes o después pasamos por ahí...pero eso síp...la esencia siempre permanece...Eso que no nos lo quite nadie...jajaja...
    Me alegro de que lo pasaras genial con tus amigas...porque amistades como esas...de toda una vida...no abundan...
    Por cierto me quedo con tu frase de "...adaptar o perecer..." :)
    Ahh...y tu poema es precioso!!! Dices y transmites mucho a través de esas dos estrofas!!

    Bsoss

    ResponderEliminar
  4. Alson, Itxaro: sí, será eso.
    Jei: Pos claro, es que no lo sabes?
    Lui: Ays, que poco cariñosa eres...
    Trasgu: Gracias, pero es cierto amistades como esas son muy importantes

    ResponderEliminar
  5. Lamento que tuvieses que madurar. Tu deseo era inmensamente noble. No vale la pena matarlo por nadie. Yo es que soy muy cabezota.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Isabel: No se trata de deseos, se trata de sueños y esos nunca mueren...

    ResponderEliminar
  7. Creo que se puede crecer y aprender sin necesidad de madurar, yo lo estoy intentando y lo llevo bien :)

    ResponderEliminar

Sugiere