lunes, 6 de septiembre de 2010

De copas


Hoy, bueno, ayer. Fué un día duro en el trabajo: muchas decisiones y responsabilidades. Salí tarde de trabajar, cerré el edificio y luego había quedado con mi compi para hablar de un asunto y pasarle un expediente pero ella previendo que necesitaba tomar algo me llevó a un pub superchulo donde acabamos probando sus cócteles.

Hoy, bueno, ayer. También he perdido a una amiga, o eso pensaba yo, y es que es lo que dice otra amiga es lo que tienen los celos...El amor a veces es una flecha envenenada sin destino alguno, antes de lanzarla o recogerla hay que limpiarla muy bien y descifrar sus curvas.
Hoy, bueno, ayer. Pensé que estaría bien dibujar un corazón en la orilla del mar como un anuncio a las sirenas para reclamar todo lo que mi alma ansía...Y es que, como me han dicho: los juramentos son como las tradiciones están para romperlos para así crear nuevas tradiciones...o tal vez, nuevas ilusiones?

6 comentarios:

  1. pero a que el cóctel estaba bueno?:)
    Animo!

    ResponderEliminar
  2. ¿Para qué serviría la Ley si siempre se cumpliera?...

    ResponderEliminar
  3. En el amor está todo permitido...hasta romper tradiciones impuestas...para crear las tuyas propias que convertirán esas ilusiones...en realidad!!!
    Bsoss

    ResponderEliminar
  4. AH NO NO NOOOOO yo nada de romper, ameba en celibato .. eso es

    ResponderEliminar
  5. Ter: buenísimoooooooo, y eso que no hubo postre...
    Alson: jaja! que paradójico y que real!
    Trasgu: Imagino que el construir entra dentro de dicha acerción...
    Itxaro: ya,ya...Ya hablamos.

    ResponderEliminar

Sugiere