lunes, 13 de septiembre de 2010

El trampolín, y sus efectos...

Se va a comprar unas zapas, para correr, porque tiene un montón pero no para correr. Está eligiendo las zapas pero en eso que que se da cuenta que necesita que la aconsejen, y allá que fué a por la chica de las zapas (y es que estaba tremenda). Al final, elige las zapas con la ayuda de la dependienta y en la caja se lleva su número de teléfono. Y ahora qué va a hacer con ese número si se supone que está de celibato?. Decide dejarlo en la caja como anécdota.
...

Empieza su clase, y el profesor de esa clase que era de psicología aplicada explica la teoría del trampolín: "la vida es como un trampolín, hasta los 40 subes, a los 40 estás arriba del trampolín, y a partir de los 40 te dedicas a bajar". De pronto: coge sus bartulos y se vuelve a casa, y ahora dónde coño estará esa caja de zapatos?


"Por respirar, por confiar de nuevo y volver a creer.
Por confiar, por respirar serena y saber esperar.
Renacerás. Será un regalo de tu propia fe.
Tu propia cuna la que has de mecer cantando en la alborada.
Renacerás. Si no te empeñas en querer sufrir.
Precioso tiempo tu vida ha de ser, preciosa perla rara.
Por respirar, por confiar de nuevo y volver a creer.
Por confiar, por respirar serena y saber esperar.
Hay un cielo ahí afuera
con sus planetas visibles colgando
.
Hay un mundo visible
como un decorado de feria.
Y una montaña de vidas
que con respirar ya se conformaría.
Y el toro negro de Osborne recortado sobre el horizonte
es una sombra negra.
Por respirar, por confiar de nuevo y volver a creer.
Por respirar, por respirar serena y saber esperar
.
Como se cruzan las carreteras
para después volver a separarse,
se cruzaron tu vida y la mía;
dardos hacia la diana de nuestra lotería.
¿Por qué se cruzan las vidas que se tocan
y luego vuelven a separarse?
Un filón de suertes que se mezclan.
Alquimia en el laboratorio Kosmos del doctor Noestamossolos.
Por respirar, por confiar de nuevo y volver a creer.
Por confiar, por respirar serena y saber esperar.
Renacerás. si no te empeñas en querer sufrir.
Precioso tiempo tu vida ha de ser, preciosa perla rara.
Por respirar, por confiar de nuevo y volver a creer.
Por confiar, por respirar serena y saber esperar."

3 comentarios:

  1. jajajajaja Nefer, Muy bueno! Pero un pequeño matiz, a partir de los 40 ya no pides "unas zapas para correr", preguntas directamente "¿tiene unas zapas que corran?"
    Preciosa la canción...besote.

    ResponderEliminar
  2. ajajajajajaja dios! qué poco me queda para "bajar" xDDDD

    ResponderEliminar
  3. Joder! tengo el culo pelao de la bajada...
    Y tú deja ya de hacer el gilipollas!!
    Alson

    ResponderEliminar

Sugiere