viernes, 17 de septiembre de 2010

Me levanto con la boca reseca, sin botella de brugal, con la cabeza en una noria. Ahora mismo, el disco de Sergio Dalma retumba en mi cabeza... Hoy podría poner una canción de su último disco que representase y transcribiese lo que este cuerpo lleva pero me la reservo. Porque hay cosas que mejor para una sola...
Salgo de casa y no puedo evitar observar las gotas de lluvía que caen por la cornisa desgastada: disciplinadas, firmes, movimiento al unísono con su silencio desgastado. Sin embargo, en la distancia, hay una que se resiste a caer, se alarga, se contrae y se aferra agrupada a sí misma, a ese movimiento de vaivén. Y es que a veces hasta para las gotas son imprescindibles los paracaídas...

5 comentarios:

  1. para no haber entendido nada... me ha gustado bastante ;)

    ResponderEliminar
  2. nenaaa a pecho descubierto... osea ¿sin sujetador?... espera que me estoy liando... ¿o no?... aisss que ya es sábado!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Tal vez esa gota sepa que te gusta apreciar la lluvia...y el recorrido de sus gotas, y por eso haga ese gran esfuerzo de mantenerse, resistirse (no sin esfuerzos)para ofrecerte la gran oportunidad del placer que es ver llover...
    Bsoss

    ResponderEliminar
  4. "....Porque hay cosas que mejor para una sola..." mmmm ah! no ... que no creo que te refieras a eso.... cagüen esta mente mia.... jajajjaa

    ResponderEliminar

Sugiere