lunes, 18 de abril de 2011

Ya está aquí, y desborda como un mar embravecido, como una tormenta veraniega, como un todo. Llega, la veo, la siento, me escondo pero no puedo dejar de pensar en el sabor a caramelo...Y es que hay sabores inolvidables.

Voy a dejar que el país de las hienas, de los gremlins y las cobayitas roedoras se marchen, para abrir las ventanas y que de una vez entre el sabor a caramelo!


1 comentario:

Sugiere